Inicio

Desarrollo defensa y tecnología belica blog de difusión de tecnologías de sistemas de armas,noticias,conflictos internacionales, y la evolución histórica de material bélico en general

jueves, 17 de mayo de 2018

Argentina ha dejado de ser una potencia militar capaz

La ara Santísima trinidad después de hundirse en el puerto

Después de un período significativo de declive, Argentina ha dejado de ser una fuerza militar capaz.

La Fuerza Aérea argentina retiró recientemente sus cazas Mirage con sólo un puñado de ellos volables. El país también confirmó que todos sus cazas Lockheed Martin A-4AR Skyhawk han sido castigados.

Las fuerzas terrestres argentinas rara vez tienen los recursos para el entrenamiento y están muy poco equipadas, su equipo data de los años 70 y es muy escaso. Además, la Fuerza Aérea Argentina se compone en gran medida de un conjunto de aviones obsoletos, en su mayoría de la década de 1970, que con frecuencia son inmovilizados debido a su escasa capacidad de servicio.

Los problemas no se detienen ahí, sus tripulaciones de submarinos a pesar de beneficiarse de una reciente actualización necesitan al menos 190 días de prácticas de inmersión y en 2016 sólo pasaron 19 horas sumergidas. Una situación similar afrontan sus cuatro destructores, que no tienen ningún tipo de armamento útil. Según Janes de IHS

La Fuerza Aérea Argentina está reduciendo drásticamente las horas de trabajo de su personal y desmantelando su último avión de combate en medio de continuos problemas de presupuesto. 

Una agenda diaria recientemente publicada indica que las horas de trabajo del servicio se han reducido significativamente, de las 0800 a las 1300; el racionamiento de los alimentos, el consumo de energía y los suministros de oficina se ha dirigido al personal de la sede y a los residentes de la propiedad; y sólo el personal mínimo requerido para el personal de la sede, las direcciones y los comandos está trabajando".

Esto deja a los militares argentinos con un solo tipo de avión, el IA-63, que es subsónico, de décadas de antigüedad y apenas utilizable. Argentina había estudiado la posibilidad de comprar nuevos Gripen de Suecia a través de Brasil, pero esto fue vetado por el Reino Unido, que fabrica un gran número de componentes internos para la aeronave. También habían mirado los JF-17 de China, pero los JF-17 resultaron demasiado caros para modificarlos.

Cuando Barack Obama visitó el país en marzo de 2016, el Air Force One estaba acompañado por los F-16 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos porque Argentina sólo podía ofrecer Pucarás y Pampas para defensa aérea.

El ex ministro de Defensa argentino, Julio Martínez, criticó recientemente las políticas del gobierno hacia las Fuerzas Armadas diciendo que la falta de fondos ha causado más pérdidas que la Guerra de las Malvinas.

"Hemos podido iniciar la recuperación de las Fuerzas Armadas argentinas, y el respeto que merecen, ya que son una institución del sistema democrático", dijo Martínez.

Según los medios de comunicación locales, cuando se le preguntó más específicamente sobre sus comentarios, Martínez dijo que cuando asumió el cargo se le informó que durante el conflicto del Atlántico Sur Argentina perdió 72 aviones, pero "bajo el kirchnerismo perdimos más de cien aviones".

Los aviones militares dejaron de funcionar por "falta de mantenimiento, de repuestos, de renovación y simplemente porque no se invirtieron fondos".

Añadió que la fábrica de aviones de Córdoba contaba con una plantilla de 1.500 personas, "y no se construyó ni un solo avión en diez años".

La última gran adquisición de aviones para modernizar la capacidad de la Fuerza Aérea Argentina fue en 1995, cuando se adquirieron 32 Skyhawks A4AR de Estados Unidos, por 400 millones.

Según Forecast International, los informes recientes que indican que Argentina planea comprar equipos militares por valor de 2.000 millones de dólares no son realistas. El grupo dice que, por el momento, Argentina tendrá que depender de donaciones de otros países para llenar los vacíos en sus capacidades militares.

En una carta filtrada a El Destape, el embajador argentino en Estados Unidos, Martín Lousteau, enumeró el equipo que necesitan el Ejército y la Fuerza Aérea argentinos para llevar a cabo misiones de mantenimiento de la paz, combatir el terrorismo y combatir el tráfico ilegal. La lista, que sería la envidia incluso de los militares mejor equipados, incluía aviones de combate F-16, vehículos blindados Stryker, sistemas de radar de vigilancia aérea, helicópteros Cobra AH-1, helicópteros de transporte UH-60 y CH-47 y armamento antitanque.

La lista se ha convertido en un escándalo en Argentina, ya que los opositores políticos al presidente Mauricio Macri lo han atacado por su contenido.

Desde su elección en 2015, el Presidente Macri ha recortado drásticamente el gasto público y los subsidios. Y, aunque estas medidas mejorarán las finanzas del gobierno y ayudarán a que la economía sea más sostenible a largo plazo, están causando dificultades a corto plazo para muchos ciudadanos argentinos que están acostumbrados a recibir subsidios del gobierno.

Los rumores de que los militares argentinos están comprando armamento avanzado y costoso durante una época de austeridad gubernamental han enfurecido a los que ahora están sufriendo. Sería cruel, por decir lo menos, si el gobierno argentino gastara 2.000 millones de dólares en armamento avanzado y recortara los servicios sociales populares.

Sin embargo, Argentina no tiene previsto comprar este equipo. En febrero, el ex ministro de Defensa Julio Martínez descartó la compra de aviones de combate. Así que, eso elimina al menos un elemento de la lista. Además, Forecast International realizó un análisis de la carta entre el Embajador Lousteau y el Representante de los Estados Unidos Pete Visclosky. Basado en ese análisis, Forecast International no cree que el gobierno argentino tenga ninguna intención de comprar los equipos listados.

El grupo dice que Argentina simplemente no tiene los medios para comprar el equipo que enumeró. En 2016, el presupuesto de defensa de Argentina era de unos 4.600 millones de dólares. Y, con el 73,9 por ciento de esos fondos destinados a gastos de personal, queda poco para adquirir equipos caros. En cambio, Argentina tendrá que hacer frente a la compra de equipos menos costosos, como el avión entrenador T-6 Texan II, y la modernización de los equipos actuales, como su IA-63 Pampa III.

defencejournal.org.uk

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...